La intención de la materia de Matemáticas establece que el estudiante sea capaz de: plantear, aplicar y analizar modelos y comportamientos aritméticos, algebraicos, geométricos, trigonométricos, variacionales y estadísticos, así como relacionar sus correspondientes representaciones algebraicas y gráficas para encontrar y argumentar, con base en las reglas lógicas de la disciplina, la mejor solución de los problemas abordados y ampliar y profundizar el desarrollo de las competencias genéricas y disciplinares básicas. Lo anterior conlleva, de manera obligada, el uso constante de las TIC y el trabajo colaborativo. 

Para el logro de estas intenciones, es fundamental identificar los aprendizajes clave desarrollados con base en las competencias a lo largo de la materia de Matemáticas. Las competencias que se desarrollan en la materia de Matemáticas vienen regidas por tres dominios organizadores: eje, componente y contenido central. El eje organiza y articula los conceptos, habilidades, actitudes y valores de los campos disciplinares y es el referente para la transversalidad interdisciplinar. El componente genera y/o integra los conceptos centrales y responde a formas de organización específica de cada campo disciplinar. El contenido central son los aprendizajes fundamentales, se refiere al contenido de mayor jerarquía dentro del programa.